Monday, March 10, 2008

El dios de los locutorios (así, dios, con minúscula)

Un señor que nos hace saber hasta donde llega su poder en su dominio: el que está a cargo de un locutorio. Te recibe despectivo, te da una màquina despectivo y así hasta que te vas. Debe ser un oficio en el que la amabilidad esta excluída, tal vez porque debe confrontar con problemas repetidos, de máquinas que se cuelgan, falta de monedas, clientes que se quieren pasar de listos. Un choque con la cotidianeidad cada vez que abre sesión.
Me toca lidiar con uno que baja o sube la mùsica ilegalmente acumulada en la computadora central. Aparecen Korn y Los Ramones y somete a todo el local a una sobredosis de rock, cuando cada uno procura procesar sus propias necesidades frente a una pantalla.
Los locutorios me hacen acordar a las simultàneas de ajedrez: 30 monitos tratando de manejar sus ideas contra un amo que nos impide cualquier parcela de intimidad.
Pronto se acaba.

Labels:

8 Comments:

Blogger Latin Loser said...

Estar todo el dia sentado escuchando tu musica y chateando con tus amigos por el msn no deberia amargarlos tanto!

3:22 PM  
Blogger Guillermo said...

Eso sin contar que las máquinas andan, por lo general, para el orto... así que el servicio es 100% una cagada! "Experiencia Locutorio"

5:52 PM  
Blogger Paul Maril said...

Utilizo a veces un locutorio muy ameno. El encargado es hincha de Independiente, absolutamente insoportable, orgulloso de la nada. Los asiduos asistentes agudizamos nuestro ingenio para arrojarle dardos venenosos disfrazados de bromas ingenuas.
La culpa es de él, por pregonar ese orgullo fuera de contexto.
A veces pienso que es una estrategia. En tal caso, funciona, siempre está lleno y la gente vuelve. Cuando él no está, atiende un socio igualito al que vos describís. Entonces lo dejo para otro momento.

8:13 AM  
Anonymous Anonymous said...

Hay ciertas similitudes entre el locutorio y el cabaret: se trata de lugares donde uno va a buscar un servicio que en su casa no tiene, o el que tiene no le satisface.
El dueño del locutorio es el cafishio, amo y señor de las máquinas que prostituye vela por su integridad y es muy celoso del tiempo: no te pases del tiempo y no maltrates a las chicas.

7:01 AM  
Blogger El Fantasma said...

locutorio = tugurio
humo, olores raros, miradas sospechantes.
a mi me da la sensación de que cuando usas una cabina telefónica, el que te atiende escucha lo que hablas.

7:25 AM  
Blogger Gonzalo Angel said...

Yo trabajo en un cyber, y la verdad, q es un laburo q te amarga...
Además de las cosas q nombró Marcelo, hay q agregarle: los imbéciles q se creen q sos su esclavo y te chistan como a un perro pa' llamarte. Los maleducados q saludan con un ¿máquina?, en vez de buenas X (días, tardes, etc.
Los pelotudos q no leen los carteles GIGANTES q dicen "TIRE" en lugar de "empuje", "si carece de cambio, por favor, pregunte si tenemos" y te pagan 0.25 cts con 20 $... amén de infinidad de ejemplos q podría dar de gente q te discute sin saber usar la máquina...
Ah y para "latin looser", yo ni abro el msn; el boludón q chatea todo el día debe ser otro...

9:20 AM  
Anonymous Anonymous said...

¿Nunca probaste ir a un McCafé que tienen las compu conectadas a Speedy?
En los Mc te franelean todo el tiempo, uno se siente más a gusto ahí. Y dee paso te tomás un buen cappuccino!

6:46 AM  
OpenID hantartico said...

acabo de vivir esto mismo hoy, y si lo pienso 1 segundo, me vienen varias escenas calcadas a la memoria... yo creo que los que laburan de esto, pretenden demostrar todo el tiempo que su laburo es pasajero... y sabemos que en muchos casos pasan los años y siguen ahi, detras del mostrador, con cara de orto, atendiéndonos.
hoy quizá, comprendí al que me atendió porque era lunes, y la verdad que es imposible no atender así un lunes, pero la próxima que vaya y me atienda asi...........
saludos marcelo!

8:49 PM  

Post a Comment

<< Home