Tuesday, February 05, 2008

Descargas musicales: una nueva era comenzó en la Argentina...y el asunto está heavy

Denken Uber sigue planteando de manera muy interesante y didáctica los riesgos que implican para el consumidor ciertas políticas que se están sondeando para combatir, presuntamente, la piratería musical. La situación ya ha ganado espacio en los medios y todo indica que estamos pasando a una nueva pantalla. Desde la industria musical y la política se ensayan maneras de combatir la piratería con otro equívoco: acusar al pibe que se baja canciones como el responsable de la sangría de los derechos de propiedad del músico. ¿No hay semejanzas con el peso de la ley para el pibe que tenía un porro en el bolsillo? ¿ Por qué todo suena tan parecido?
El fondo de la cuestión es otro, hasta filosófico: como conseguimos que la transición de lo viejo a lo nuevo permita que todos se adapten al nuevo modelo de consumir cultura. De hacerla, venderla y comprarla. Esta la idea de que alguien debe pagar por eso. Que un sector de la sociedad debe hacerse cargo de la evolución de la especie.

¿Por qué?

¿Quién le pagó a la industria porno cuando el negocio del video hogareño destruyó el cine para adultos en las salas? ¿ Quién le pagó a la radio cuando su publicidad pasó a ser cada vez más barata porque la TV ganó espacio? ¿Quién se hizo cargo de las pérdidas de los fabricantes de máquinas de escribir cuando las PC comenzaron a hacerse más populares y accesibles?

La industria musical cambió definitivamente. Y parece reaccionar con la virulencia de quien se quedó dormido y está llegando tarde al trabajo. Se venden menos discos, pero se consume más música. Se paga menos por las grabaciones, pero mucho más por los tickets. Los artistas importantes venden menos volumen, pero sus cachets acá y afuera están cada vez más altos y en euros. La aparición de videojuegos musicales dotaron de nueva energía a la industria musical y desde las consolas se están formando nuevos melómanos y potenciales compradores. LA GENTE DEJO DE PAGAR POR LAS GRABACIONES Y AHORA PAGA POR LA EXPERIENCIA EN VIVO. No menos importante es que el modelo de artista, especialmente del rock y del pop, es aquel que previamente fue incubado en las redes sociales y asomó a la superficie con un nicho de público comprobado: Lily Allen y My Chemical Romance (futuro visitante el 22 de febrero) fueron algunos de los muchos artistas que primero explotaron en My Space y arrastraron off line a sus seguidores. Ese crecimiento fue hecho en base a poner la música sin restricciones.

Hace poco leí acerca de algo que ya no existe y que muchos experimentamos a su debido momento: ese cosquilleo en el estómago del sábado a la mañana, cuando con los ahorros de un mes, nos levantábamos para ir a la disquería y comprar el nuevo disco de nuestro artista favorito. Ese chico hoy, cuando sale de su casa, ya tiene la música puesta.

Perdón, ¿de qué lo acusan?


Andrés Calamaro, en Benidorm 2007, uno de los artistas que más recauda por sus conciertos en vivo. Merecido.

Labels: , , , , ,

8 Comments:

Anonymous andres said...

Me llama la atencion que sea ilegal pasar a tu reproductor de MP3 la musica de un CD o aquella que compraste legalmente en algun sitio web. Por ejemplo, en EEUU es legal hacer esto y la logica es que uno ya pago derechos al comprar la cancion por primera vez. ¿Por que me van a impedir hacer un back up?

Es preocupante que los proveedores de internet tomen tan livianamente la defensa de la privacidad de los usuarios. Si el dia de mañana el gobierno les pide los IPs de aquellos que hicieron busqueda de las palabras "Kircher + corrupcion", ¿Se los daran tambien?

Es ridicula la estrategia de marketing de muchos artistas. La posibilidad de distribuir tu musica masivamente a bajo costo deberia ser bienvenida por el artista. Entiendo que las distribuidoras esten jodidas pero asi es la vida, no? No es la primera vez que el cambio tecnologico desplaza a cierto sector productivo que debe buscar una nueva actividad o trabajar para reacomodarse. Laburen muchachos.

7:10 AM  
Blogger Paul Maril said...

Es muy acertado tu planteo. La experiencia con la música ha cambiado, y sería necio pretender que no. En la década de los 80 (mi secundario) he llegado a esperar en la puerta de la disquería a que abriera para poder comprar el nuevo disco de Serú Girán. Hoy mi esposa, mi hija y yo tenemos un mp3 cada uno, cada cual con sus canciones descargadas, cada uno en su mundo musical y gratis. Hasta estamos por tirar a la basura mis viejos 400 casettes, ya muy obsoletos. No sé si es mejor la nueva forma de relacionarse con la música, pero lo seguro es que no tiene vuelta atrás. Y cuando escucho algún tema de Metallica, descargado de Ares, interiormente digo: In your face, Lars...

7:14 AM  
Anonymous Anonymous said...

Yo voy a cargar mi mp3 y voy a pasar por aca http://gustavoeo.net/

8:42 AM  
Anonymous Anonymous said...

Te falta una pata en la historia. Los que venden CDs copiados en la calle. Esos no son pibes perseguidos, eso sí están haciendo dinero con las copias.

Por lo demás, estoy de acuerdo.

12:21 PM  
Blogger Leandro said...

Hagamos de cuenta que esto de los juicios es verdad, y no una campaña para imponer el miedo.

Es de bruto lo que hacen las discográficas: ¿juicio a alguien que esperás que te compre? Metallica no le hizo juicio a los pibes que se bajaron sus discos, sino a Napster. Pero acá vienen las discográficas a hacerle juicio... a Rodolfo. ¿¿Lo quién??

7:22 PM  
Blogger Que mal me cae el Cholo said...

Acuerdo en general con la idea del post, aunque no estoy tan segura de que el nuevo modo de "consumir cultura" beneficie a artistas independientes o que recién empiezan. Es justamente que, por estar en la transición -como bien decís-, los que más se están beneficiando con esta nueva etapa que comienza, son los que lo hacían con las grandes corporaciones (el ejemplo de Calamaro que ponés es solo uno de muchos).
Esto pasa, en parte, porque en el medio de todo esto, hay instituciones super desprestigiadas como SADAIC, que hacen como si no pasara nada.
Yo puedo subir mi música a myspace y, me escuchen 100 o 10000, no veo un mango. ahora si Calamaro (por favor, no es nada contra él, lo pongo de ejemplo) se tira un pedo en youtube, ya está su contador en la ventanilla de SADAIC.

7:44 AM  
Blogger Leandro said...

Igual, a mí lo que más me molesta del asunto es la manera de consumir esa música. Si el futuro realmente es el .mp3, estamos fritos. Uno baja cosas, pero sabe que suenan como la mierda. Esperemos que emerja otro formato, mucho mejor. Igual, no tener la obra en mis manos no me termina de convencer.

5:18 PM  
Blogger Marcesku said...

y la vida se abrirá camino...
cuando exista la evolución de una red como FON (www.fon.com/es/info/whatsFon) pero independiente de internet (sin proveedores, ni controles, solo usuarios independientes) el ciclo comenzará nuevamente.
quieren controlar el trafico de internet?
quien ejercería el control?
este tipo de gente....
http://es.youtube.com/watch?v=nPe-g6dv3e0
vean Zeitgeist completa
y no será que al fín quieren que usemos el 1% del cerebro.
los argentinos van allanado el camino cantando y bailando... con un toga.
por supuesto!

8:34 PM  

Post a Comment

<< Home