Tuesday, October 17, 2006

La otra caída de las Torres


Quizás no lo sepan, quizás no les preocupe, pero en Estados Unidos quebró Tower Records. La noticia me llegó visitando el blog de Chris Anderson, autor del libro The Long Tail del que ya he hecho un comentario. Anderson usa el blog para reforzar todo lo que abordó en su libro y que se basa en la reconversión del negocio del entretenimiento desde que los átomos (el stock, los galpones) pueden ser reemplazados por bits (archivos virtuales que no ocupan lugar ni implican gastos).
Para Anderson, Tower Records es una de las primeras víctimas pesadas del cambio del negocio del entretenimiento. La caída de la popular cadena de disquerías implica cierta testarudez a no reconocer como el negocio de la venta de música, libros, películas empieza a basarse más en lo digital que en lo físico.

Tower Records fue para un par de generaciones, desde fines de los 70 para acá, el emblema de la disquería que había que conocer.
¿Fuíste al Tower de Picadilly?, era una pregunta obligada para quien había viajado a Londres.
Las bolsitas amarillas con letras rojas eran el símbolo de la pertenencia, de haber revuelto bateas indies y comerciales.

Tower Records ya dejará de existir en Estados Unidos. Acá probaron y no les fue bien.
Y no se confundan: esto no es un lamento. Lo que viene es mejor.

Link: Adiós a Tower Records (noticia)
Link: The Long Tail

5 Comments:

Blogger manustone said...

Marcelo, estoy de acuerdo con vos en varias cosas respecto del futuro de ciertos negocios.

Pero a mi me sigue gustando meterme, por ejemplo, en la enorme librería Yenny/El Ateneo de Callao y Santa Fe (erigida en un ex teatro o cine, no sé bien), para estar rodeado de tantos libros, conocimientos y saberes como un sofista dentro de la antigua Biblioteca de Alejandría

Creo que el desafío más importante de los negocios venideros es poder "tangibilizar" esas emociones y sentimientos que se dan en el consumidor a la hora de comprar... porque seguiré prefiriendo ir a una concesionaria, subirme al auto que me gusta, tomar el volante e imaginarme manejandolo a tener que hacer doble click para ver una vista 360° del mismo.

Salute,

Emanuel.

8:45 PM  
Blogger César said...

Snif... se me planta un lagrimón... todavía recuerdo mis primeros pasos en el aquel mítico primer local de Santa Fé y Callao... y la escalera mécanica hacia el subsuelo de Florida y Córdoba...

11:48 AM  
Blogger The Newberys said...

Marcelo,
100% de acuerdo que lo que viene es mejor. Fui uno de los fanáticos que se pasaban horas (6+) en el local de Picadilly Circus. La semana pasada estuve en el de Broadway y 60 en New York y me sentí en el bolishopping de La Salada.

6:22 AM  
Anonymous Hernan said...

estoy de acuerdo por lo que veo a diario otro gigante que estaria al caer en la misma de Tower es Blockbuster en españa argumentan que se va Blockbustter es por culpa de los piratas...
esto lo define todo: http://www.flickr.com/photos/rocketraccoon/227241974/

Es muy comica la imagen

AdioS

9:42 PM  
Blogger Dr. Tofu said...

Lo que dice manustone tiene algo de cierto, ya que es obvio que hay cosas y experiencias que nunca podran ser superadas por versiones digitales.
Pero por otro lado, es hora de reconocer que ciertos negocios tienen que cambiar y adaptarse, o desaparecer, como el caso de Tower.

Hernán, por favor posteá de nuevo el link que no se puede ver.

Click

8:30 PM  

Post a Comment

<< Home