Sunday, January 28, 2007

Zeros y Maxes




Hacía rato que las bebidas gaseosas no abrían temas de conversación y polémicas. En tiempos en que las aguas tienen gustos y colores (¿el agua no era insípida e inolora?), la madre de todas las batallas del marketing y el consumo, la guerra de todas las guerras, volvió a estar a presente. Al lanzamiento de la Pepsi Max le siguió la llegada de la Coca Cola Zero y eso no lo puede ocultar nadie: una empezó primero y la otra siguió.


Pepsi Max obró de la manera más tradicional: anunció el producto y luego lo lanzó al mercado. Coca Cola Zero (¿nombre prestado de la Sprite Zero, no?) indundó las góndolas con el producto y luego empezó a promocionarlo, haciendo que la gente encontrará primero en las heladeras de supermercados y minimercados una bebida nueva sin conocer bien de que se trataba.


En el blog Sinserif se han ocupado de detallar las diferencias de sabor entre una y otra bebida.

Reconozco que no consigo diferenciar una de otra porque la diferencia no la encuentro adentro, sino afuera.


La presentación de un producto es también el producto y eso lo sabe cualquier rubia de primer año y de primera fila de curso de la UADE .


El envase condiciona el interior. Los helados de supermercado que vienen en envases cilíndricos son percibidos por el consumidor como helados más artesanales que que los que vienen en potes cuadrados. Será una pavada, pero es real.


Coca Zero y Pepsi Max se presentan con envases oscuros. No evidencian el contenido light ni diet en ningún lado, salvo con la obvia aclaración de que mantienen un sabor rico y sin azúcar.


A los hombres eso nos importa. Lo digo porque los envases tienen tendencia masculina. La Coca Light todavía en vigor como la Pepsi Light ya tienen a las mujeres, pero los nuevos productos no ponen de manifiesto el consumo de una bebida baja en calorías, prurito que algunos varones aún tienen.


En mesas veraniegas la discusión estuvo presente. Parecen temas menores pero a la gente le gusta (nos gusta) hablar de lo que compramos y consumimos.


La más famosa guerra de las marcas que haya existido volvió a la mesas argentinas.

Labels: , , ,

6 Comments:

Anonymous Leandro said...

Es como medio raro que la gente debata sobre la Coca y la otra.
Porque, ¿qué debate puede haber entre el elixir de la vida y una bebida negra con gusto a jarabe, que auspicia recitales?

No, ninguno.

8:04 PM  
Anonymous Anonymous said...

gilman,a que universidad fuiste vos ?.

7:23 AM  
Blogger Sine Metu said...

yo ya había tomado una pepsi max en 1994 en la estacion de subte de Baker Street en Londres

la zero es nuevita nuevita

7:46 AM  
Blogger Carolina said...

Como detalla Guillermo en Sinserif, la coca zero es una mezcla entre la famosa light y la comun, ayer tuve la desgracia de probarla. No soy muy consumidora de gaseosas y menos de las "colas" pero cuando sale alguna con un gusto no tan dulce la pruebo. La pepsi me gusta, pero no probe la max, que calculo debe ser igual de espantosa que la coca zero. A mi el marketing no me importa, prefiero al producto antes que a la marca y esta nueva guerra por el publico es una porqueria. Ojala algun dia se dediquen a hacer alguna bebida que valga la pena comprar o al menos saborear.

10:53 AM  
Blogger Guillermo Schulmeier said...

Marcelo,

Muchas gracias por linkear al post de Sin Serif. Coincido en que todo se juega en el marketing y no tanto en el sabor pero me gustó hacer una crítica del producto.

Saludos,

11:24 AM  
Blogger César said...

Jajaja, parece que un estudiante de la UADE se ofendió... No solo son tontos, sino que carecen de sentido del humor (que es una manifestación de la estupidez, tambien).

Probe la Coca Zero a través del ofrecimiento de una bellísima promotora en el Alto Palermo. Que linda promotora. Que bien vestida estaba. Las camionetas que las transportaban tambien eran lindas.

7:52 AM  

Post a Comment

<< Home