Thursday, April 27, 2006

Definiciones


No deja de llamarme la atención la tendencia que tenemos de utilizar objetos o personas ya conocidas para definir a otros aún sin definir. Cuando hablamos (o escribimos) y queremos contar cómo es una canción, un grupo de rock, una película o un libro, no podemos dejar de pasar por estaciones ya conocidas para describir a la nueva que hemos arribado. Así, una banda puede ser como "Los Beatles sin Lennon", un escritor puede llegar a ser un "García Márquez sin realismo mágico" y hasta un goleador puede ser un "Batistuta pesificado".
Se me ocurren dos explicaciones, ninguna excluyente ni mejor que la otra. La crítica, la tradicionalmente nuestra, apuntaría a hablar de cierta pobreza en el lenguaje y en las metáforas como un tiro corto para entender una descripción que contenga otra descripción previa. Otra posibilidad apunta a lo contrario: nuestra capacidad de precisar es tan contundente, tan exacta, que apela al conocimiento puro para dar paso a una nueva forma de entender las cosas.
Quiero contar que este texto no es el original. El primero se me fue cuando se apagó la computadora de mi casa y me pregunto porque uno no consigue escribir de la misma manera cada vez que lo hace

3 Comments:

Blogger el jardin de martin said...

suele ocurrir que al tratar de describir a alguien o algo como musicas o literaturas, busquemos un anclaje en algo ya conocido por la mayoria, para asi poder referenciar "mas comodamente", supongo que este recurso es el mas facil, en vez de tratar de con mas y mejores palabras describir algo, sin buscar la complicidad del lector utilizando patrones de referencia conocidos por todos.
aunque a veces es inevitable... como describir a los Oasis sin mencionar a los Beatles,

11:17 AM  
Anonymous voyeur said...

yo perdí hace unas semanas medio año de posts con historias para mi blog (¡hagan backups, señores!) y tuve que recurrir a mi anotador de mano espiralado en el que tenía líneas cortitas de ideas que iba recortando de la realidad y el día a día.
primero no me entendía demasiado. ningún texto parecía tener sentido hasta que el tiempo me iba dando una mano para recordar y entonces lograba hacer el texto.
por supuesto, logré escribir menos de la mitad de los textos y concluída esa parte, durante la relectura, quedé más que disconforme.

6:55 PM  
Blogger marcelo gantman said...

todo empieza en el cuaderno de notas. suelo escribir bastante ahí, a veces cosas que nunca hago.
escribir en esos anotadoras da placer per se

8:03 PM  

Post a Comment

<< Home