Tuesday, April 04, 2006

Gracias...Totales


Quiero agradecer publicamente a Ernesto Skidelsky de la librería Capítulo Dos, quien se tomó la molestia de ponerme al tanto de la reedición de "A Sangre Fría", la novela de Truman Capote que en un acto de valentía, en una entrada previa, confesé no haber leído. Ahora ya tengo un ejemplar y me queda le mejor parte por delante: leerlo.
El hecho de agradecer es un gesto que está en baja. Solemos pensar que si alguien hizo algo por nosotros habrá sido porque sí, sencillamente porque lo merecíamos o porque sus razones ocultas habrá tenido para hacerlo. La desconfianza y el agradecimiento son parientes.
Mi mujer es una artista en las lides del agradecimiento. Siempre remarca con resaltador allí donde hubo un buen servicio previo. Pueden ser bomboncitos de cortesía, flores, una guitita, en fin, alguna pavadita para reconocer la labor de una persona atenta en un trámite o una mucama que trajo un doble juego de sábanas luego de un vomito infantil inesperado.
Algunas mentes afiebradas y confundidas verán esto como una forma de coima. Si no es así sepan disculpar, pero sucede que vivimos en el mismo lugar y me siento habilitado a suponer eso. Reconozco que no pensar de ese modo contribuiría a no suponer de ese modo. Prometo hacerlo.
Agradecer es un gesto que ennoblece. Nos pone en situación de superioridad civilizada sin soberbia y con contundencia. En ocasiones se nos pasa por alto y es un error. Tomarse una pausa para agradecer marca la diferencia entre lo obvio y lo distintivo. Entre tener estilo y ser uno más de la guía.
(foto: Las Tres Gracias, cuadro de Rafael)

7 Comments:

Anonymous Anonymous said...

La pobresa del mundo disminuiria si a todos aquellos que trabajan en los medios le dejan de regalar cosas.

11:00 PM  
Blogger Maxi said...

Para mi el agradecimiento es algo que sale de las personas nobles que saben que no hay mejor forma de continuar teniendo esa "suerte" que se tuvo al recibir algo que con un oportuno GRACIAS a quien nos ayuda.
Todo lo que va vuelve.
Las "gracias mutuas" son el mejor estado en que puede vivirse una relación.
Gracias.

5:53 AM  
Anonymous Anonymous said...

Capiutulo I.Al de capitulo dos, por que no regala ese libro si uno compra otro,un dos por 1.Sos parte del medio, o es tu amigo, o las dos cosas.Barata campaña.

Capitulo II.Los libros que buscaba para comprar nuevo no los tenia.
Sera cuestion de abrir un blog, poner un post y listo ?.

Capitulo III, fin.

9:16 PM  
Anonymous La mujer aludida (perdón por la intromisión) said...

Como yo lo veo, el agradecimiento no sólo no es un soborno: es todo lo contrario. El soborno tiene el objetivo de conseguir algo; el agradecimiento es algo que uno hace, innecesariamente, después de haber conseguido ese algo. La necesidad de sobornar se recuerda fácil: uno precisa algo y busca el modo de obtenerlo. El agradecimiento, en cambio, es un esfuercito extra, posterior, a cambio de ya nada más, y por lo tanto, un poco más difícil de recordar.

9:53 AM  
Anonymous El Raton Perez said...

Mmmmmmmmmmmmmmmm
Mepa que estoy en desacuerdo en este caso....
Creo que agradecer a alguien esta implicito en el respeto hacia los demas, como dirian la viejas "una cuestion de educacion" y la verdad no creo que implique un esfuerzo extra o algo asi; y menos pensar que agradecer ennoblece o nos pone en una situacion de superioridad o algo asi...si la educacion de la gente ultimamente hace que pensar que agradecer es algo fuera de lo comun estamos en serios problemas como sociedad (que novedad!)

10:15 AM  
Anonymous Jorge de Colegiales said...

¿Hay algo más enriquecedor (no para el bolsillo) que recibir un buen "GRACIAS"? Darla y recibirla debería ser moneda corriente, aunque hoy en día entre nosotros, sería como ver un billete de 100 euros en nuestra billetera ... algo asombrosamente difícil de imaginar; al menos en la mayoría de esta desgastada comunidad porteña. Nunca escucharon decir: "¿Gracias por que? Es su trabajo!". Que feo eso !

8:06 PM  
Blogger Federico Parapar said...

Un amigo, Claudio, me enseñó a escribir. Y de eso, vivo la mayor parte de mi tiempo. Cuando le dije gracias, me dijo que no le diera las gracias sino que cuando me llegue el turno haga lo mismo por otra persona. Tenía razón. No alcanza con decir gracias. La única forma de no cerrar el ciclo, es dar aquello que recibimos a otra persona. Recibimos la vida de nuestros padres y nos vamos del mundo, a veces, dándole vida a unos purretes hermosos que llamamos hijos. Eso hacemos y no esperamos de ellos las gracias.

2:33 PM  

Post a Comment

<< Home