Saturday, November 24, 2007

De mozos y comensales

Por suerte para mi vida pude liberarme para siempre de un sujeto especializado en complicarle la existencia a los mozos. Envuelto en ese aire apestado de egocentrismo, la carga permanente contra todo lo que un mozo pudiera proveer, jamás reparó en que esa situación termina poniendo nervioso al resto de los integrantes de la mesa.
Hace unos días ví a una persona que tiene esa característica: boicotear de entrada la labor del mozo, asegurando que su pedido no coincidía con lo que decía el menú y desechando una ensalada de tres gustos y abundante, ante la aburrida mirada de una mujer que tenía cara de esposa y que quizás algún día le diga que está harta de ese destrato hacia los mozos.

Vivo en la Tierra como cualquiera y se que hay mozos que se las traen. Describir sus rasgos es abundar en lo que todos conocemos. Los mozos consiguen que a todos nos pase lo mismo por diferentes que seamos: nos ignoran, nos hacen chistes cuando estamos enojados y nos poner cara de orto cuando estamos contentos, nos recomiendan cosas que no queremos o nos sugieren que abortemos un pedido porque "va a ser mucho".
Particularmente me molestan los mozos con aires de primeros ministros, que se ponen muy encima del comensal y del propio sitio en el que trabajan. No llegan a ser sobradores, pero hacen saber todo el tiempo quien manda y cuan importante es su función ahí.

Igual no importa: no pienso dejar de ir nunca a Las Violetas. Y si se enteran, se enteran. ¿Qué voy a hacer?

Labels: , ,

4 Comments:

Anonymous Anonymous said...

yo odio el mozo relativo ... que se da mucho estando de vacaciones preguntas que tan grande es la milanga (por que no queres mucho y queres ver si podes compartir) y te dicen Y ES GRANDE SEGUN EL HAMBRE ... resulto que cada una media 2 metros cuadrados ...

acepto me comporte como un chiquito despues le picotie todo el pan (que era pesimo) le llene de mayonesa los bordes del plato y no le deje ni un gracias de propina ...

era un carlito el mozo de carlitos

1:46 PM  
Blogger mariano said...

me pone loco y de mal humor que me sirva un toque de vino para catarlo. Yo dejo la copa en la mesa y le digo: si esta podrido te llamo. Tambien que venga en medio de la masticación de un cacho de entraña a preguntar: y, master, todo piola?. Reconozco que esta actitud me debe haber hecho tragar fluidos corporales de estos seres, pero entre tanta sazon nunca lo noté.

5:17 PM  
Blogger El Fantasma said...

Meterte con un mozo puede ser peor que decirle "no" a Chavez.
Con los mozos no se jode.

6:43 AM  
Anonymous matiasch said...

bue, las violetas no es lo que era. las medialunas, por empezar. mejor cruzarse al tuñín, de enfrente a veces. porque, por ejemplo, fines de semana hay cola! de locos, porque si fuera la boston de mar del plata, vaya y pase... saludos.

12:52 PM  

Post a Comment

<< Home