Thursday, November 29, 2007

Porque todos adoran a Manu Chao

Manu Chao vino a la radio. Una hora de charla, dos canciones con guitarra y el eterno desafío, ya abandonado por mí desde ahora, de procurar descubrir si es auténtico o ensaya una pose. No veo pose.
Siempre le creí y ahora me convenció más. ¿De qué me convenció? De que se trata de una excepción, de una manera de vivir que es imposible de llevar y que mantiene la fantasía adulta de cruzar el mundo como un adolescente que va donde quiere, cuando quiere y que no deposita nunca sus huesos en un lugar fijo.
Eso es exactamente Manu Chao: el chico que nunca está en casa, que vive afuera y ese afuera es el mundo entero. La guitarrita, él, pasajes abiertos hacia donde haga calor y a hacer lo que pinte en el momento. ¿Quién puede vivir así?
Manu Chao no sale de gira, viaja. No graba, registra. No toca, sale de bares y se sube al escenario. Está en muchos lugares, pero al mismo tiempo no está en ninguna parte. ¿Se podrá contar con él más allá del encuentro de ocasión? Tiene un hijo que le está creciendo en el norte de Brasil. El es su cinta testigo.
A muchos artistas argentinos les molesta Manu Chao. Los pone incómodo y en cierto modo, a mi también. Descarta la escena principal, los grandes escenarios y festivales. Descarta, pero no detesta. Tampoco dice como hay que cruzar por esta existencia siguiendo un modelo aunque sea anárquico. Sus canciones matizan las protestas sociales en buena parte del planeta. Se nota que hay libertad: en otras condiciones, sería un mártir, una bandera. Mejor que eso no pase por más que haya quienes sin el conflicto visible no puedan vivir.
Me consta que la gente que lo rodea en esta visita a la Argentina no tiene idea con que va a salir y en que momento. No por excéntrico, sino por no tener agenda prevista. Fantasma en la ciudad.

Labels: , ,

6 Comments:

Blogger Coco said...

Genial post!!!
Me encantó leerlo y reivindicar mi sentimiento para con el gran Manuelito!!!

6:01 PM  
Blogger Esteban said...

A veces esa falta de plan, ese caos creativo, se carga al artista. En algún show pierde el rumbo y sus discos gritan que con algo de prolijidad serían bastante más brillantes. Ahora bien, esa es su esencia. Y cuando ese caos no se desmadra es lo que lo hace tan adorable. Es como un tenista que juega todas a los flejes. Alguna bola vuela afuera pero a cambio nos regala cantidad de puntos memorables.

7:57 PM  
Anonymous DEOESSE said...

Pusiste en palabras lo que me pasa con Manu, que bueno!!!!
Después de leerlo, pensé, que Charly quizás sea la versión lisérgica, "loca" y no nómade de Manu Chao. Y si miramos lo dispersas de sus obras últimas son como la versión trash y naif de un collage de libertad, que yo puedo ni representar para mi propia vida.
Muy bueno!!!

3:23 PM  
Anonymous Juani said...

Muy buen post.
A mi lo que me pasa con Manu es que me hace sentirme frustrado. Y más todavía despues de lo que comentás respecto de que no es una postura, que el tipo es así.
Digo que me hace sentir frustrado porque la vida del tipo es como lo que a muchos de nosotros nos gustaría. Viaja con su música, con su música genera su dinero; sin ataduras; aparece siempre del lado de "los buenos"... Y uno ni siquiera se anima a dar el primer paso para empezar una vida así.
Que primer paso voy a dar, si tengo que estar el lunes en la oficina...

10:14 AM  
Blogger gsNicolas said...

Esteban, cuando escuché La Radiolina en un primer momento pensé lo mismo que escribiste en tu comentario. Después lo escuché algunas veces más y me di cuenta que me encanta y que no se lo puede medir desde la prolijidad, es tómalo o déjalo. Cuando te referís a lo más brillante que puede ser un disco suyo, seguro coincidamos en que Manu Chao continuó la obra de Mano Negra pero es como que le falta algo, no?

Juani, nunca es tarde para empezar un cambio!!!

Marcelo, qué buen post sobre Manu Chao. Es un artista que influye bastante en mi vida y trato de reflejarlo no sólo en mi blog, sino en cada cosa que hago.

Saludos gente.

4:34 PM  
Anonymous Paul Maril said...

Marcelo: Iba a escribir algo en mi blog respecto de Manu, pero la verdad que ya dijiste todo lo que quería decir, así que me quedo con tus palabras. Solo agregaría algo: En relaidad, todo somos Manu Chao. pero está atrapado en esa parte nuestra que piensa en hacer mil cosas buenísimas pero no las hace, porque no es realmente funcional a una vida como la nuestra ejercer de Manu. Pero él lo es, y por eso lo amamos. Si te copás, (yo sé que te gusta leer blogs ajenos) te invito a www.chinamuerta.blogspot.com
Gracias, suerte en Japón.

11:21 AM  

Post a Comment

<< Home