Tuesday, December 04, 2007

Brasil otra vez queda lejos



Brasil siempre es pendular para los argentinos. Y no voy a hablar de fútbol, así que ya despejamos un tema. Brasil oscila entre el paraíso terrenal, distante y anhelado, para los jovenes en celo o puede ser una extensión más de la Argentina veraniega. Eso lo mide el tipo de cambio y los costos de las playas argentinas, con su arena gruesa, su mar eternamente frío y sus precios por las nubes.


Esta es la época en la que Brasil volvió a quedar lejos. Sigue a dos horas de avión ó a dos días de auto con sus rutas siempre peligrosas, rotas y con olor a alconafta mezclado con pomelo. Pero el Brasil de regalo ya no existe. Dejó de ser el obsequio de cualquier fiesta empresarial de 2 pasajes-con estadía, traslados y excusiones-todo incluído en el Sheraton de Río y el destino que te tiraban por la cabeza en todas las promos y los programas de TV.


Brasil, Río, Angra, Floripa, Bahía y las ceremonias con todos vestidos de blanco son claramente otro país y no una playa más que se elige hasta por descarte.
Los argentinos le debemos mucho a Brasil y a la vez lo conocemos poco. No logramos entender como no aceptan dólares en cualquier negocio y porque hay que pasar por una casa de cambio, ni llegamos a comprender que una chica que saluda no es por default una presa que nos esperará en la cama del hotel. Creemos que hablando español de forma lenta es hablar portugués y suponemos que el chabón del hotel es macanudo porque se sacó una foto con nosotros mientras levantábamos los pulgares haciendo pra frente: es macanudo porque saber hacer su trabajo y la va de amigo.

-¿Loco, de donde son?..¿Hasta cuándo se quedan?...¿ No saben dónde se morfa
barato?..¿Hay buenas minitas por acá?...¿A ustedes ya los afanaron...?...¿En
qué playa podemos armar un Argentina-Brasil...?
Los argentinos , a fines de los 70, conocimos el frigobar del hotel gracias a Brasil. Al ritmo de la bossa nova que por entonces reinaba, cuando Río era lo más exótico a lo que se podía aspirar, ahí estaban esas misteriosas heladeritas empotradas en la habitación. Se de gente que las abría, tomaba la cerveza, llenaba la botella con orín y luego las volvían a tapar para no pagar los cargos. El argentino se abusa de un Brasil que solamente existe en su imaginación.


Labels: , ,

12 Comments:

Blogger Francisco Fourcade said...

Lamentablemente nunca fui a brasil.... nunca se dio

3:10 AM  
Blogger SOPHIE said...

Lo que describiste es el típico argentino de vacaciones en el exterior. Por esos personajes lamentablemente tenemos la fama que tenemos.

Me alegro de haber conocido Brasil como tantos otros destinos turísticos y no tan turísticos. Y me alegro, en cierta forma, que nunca la primera impresión que tenían de mí era mi nacionalidad... generalmente por la amabilidad, la humildad y la falta de soberbia no asociaban que era de Argentina.

No creo que algún día esto cambie, porque boludos hubo siempre y más acá en Buenos Aires.

4:32 AM  
Anonymous arielo said...

tambien hay otro tipo de turista, el que cuando va afuera se comporta como un duque siendo amable respetuoso y humilde y luego viene aca y tira la botella de coca por la ventana del bondi.
Ah en comun todos tienen las ojotitas y la remera que dice floripa

10:25 AM  
Anonymous Anonymous said...

Sophie: sos soberbia nena.
Arielo: sos típico.
Marce: terrible la chica de la foto. Te gustó la onda de poner fotos con falta de definición, como la del perro. La limas bien.

12:36 PM  
Blogger Esteban said...

Muy cierto lo del frigobar, ya casi lo olvidaba. Fue toda una novedad, lo mismo que los appart, o los alquileres en condiciones mucho mejores de lo que jamás imaginábamos en la costa atlántica. O los micros modernos si el viaje era por tierra, como fue mi caso.

Las animaladas argentinas siguen pasando, sin ir mas lejos el caso de Ariel, el pibe que mataron en Ferrugem.

Pero mas lejos o mas cerca, las vacaciones en Brasil fueron, son y serán una bendición para muchos o pocos, y también hay mucha gente que va, disfruta y comparte en un lugar que es y funciona distinto, con independencia de la relación en el tipo de cambio.

En el blog de Martín Varsavsky, está el post sobre sus 17 años, en el que relata su periplo por Brasil y su vida de ese momento. Pinta el momento de una manera muy fuerte.
Aquí va el link:
http://spanish.martinvarsavsky.net/argentina/%c2%bfvolver-a-los-17.html

Esteban

1:35 PM  
Blogger Esteban said...

This comment has been removed by the author.

2:02 PM  
Blogger SOPHIE said...

ANONYMOUS: Si vos lo decis...

3:49 AM  
Blogger grupo3312@gmail.com said...

este año nos vamos con carolina y nuestra hijita de 3 años a camboriu ! será el primer contacto con el mar de la pequeña.
abrazo para todos.
http://cososycosas.blogspot.com

12:52 PM  
Blogger Bethania said...

con todo y todo, yo que no daría por estar en Brasil..

11:03 PM  
Anonymous Anonymous said...

erm... puede ser es asi... pero yo voy por la foto XD jajaja amo brasil.... fui este verano HERMOSO!

9:29 PM  
Anonymous Gabriela said...

Hola, puedo mostrarles una excelente herramienta para viajar y conocer estos lugares a precios increibles!!! Contactate a traves de mi web: www.ganetiempoydinero.net/negocio

12:45 PM  
Anonymous Anonymous said...

Soy español y he de decir, que tristemente los argentinos tenéis envidia de Brasil, pero no del fútbol, sino de las pedazo de mujeres que hay allí y que a vosotros jamás tocaréis. Porque? preguntenlé a alguna brasilera si quieren algo con algún argentino... jajajaja
Argentino? voce ta maloco? rsrsrs

7:46 AM  

Post a Comment

<< Home